1

Los 4 mejores pueblitos de La Toscana – Italia

Lucca

Desde ya, que todo lo escribo en este blog es a título personal, según mis gustos y experiencia y según los lugares que conocí y algunas cosas que nunca fui pero me contaron o leí en algún lado. Por eso, muchos pueden no estar de acuerdo, y mi idea es complementar información con sus comentarios y sugerencias.

Me encantan los rankings como contenido en general y los utilizo mucho para buscar información sobre viajes. Así que acá va mi primer ranking de muchos que vendrán.

Y decido comenzar por uno de los lugares más lindos del mundo, y que todo aquel que tenga la oportunidad, debería visitar al menos una vez en la vida. Me refiero a La Toscana.

Y en este caso voy a hablar sólo de pueblitos, porque las ciudades de Siena y Florencia merecen sus propios post.

La Toscana está llena de pueblitos hermosos y en distintas regiones. Salvo que pasemos muchos días hay que hacer una buena selección para elegir a cuáles ir y cuáles dejar para otra oportunidad.

Estos son los 4 pueblitos de La Toscana que más me gustaron:

4- Montalcino

montalcino2

Está a sólo 42 km de la hermosa Siena. Es un pueblito arriba de la montaña, con un hermoso paisaje y cuya atracción principal es la Fortezza o fortaleza, que además de poder subir a dar un paseo por la pasarela de sus murallas, contiene una vinoteca espectacular donde vi los vinos más caros que vi en mi vida y que por supuesto, no probé.

Recomiendo mucho ir a este pueblito como el último del día para apreciar desde arriba de los muros el espectacular atardecer, como se ve en la foto.

3 – Montepulciano

volterra1

Otro hermoso pueblo de la misma zona de La Toscana, en misma dirección a Montalcino y pasando por unos kilómetros el pueblito de Pienza. Más allá de sus hermosas callecitas, su iglesias, negocios y catedrales, elijo este lugar como Nº3 por tener al mejor Café que conocí en mi vida: El Caffé Poliziano. Imagenen un interior estilo Café Tortoni pero con vista a toda la región de La Toscana y el mejor café y comida de Italia. Tan bello es ese lugar que merece la pena ir simplemente para vivir la experiencia. Por supuesto hay que sentarse en el angosto balcón de afuera frente al acantilado, pedirse un rico café y saborear el placer de estar sentado en uno de los lugares más bellos de la tierra.

De paso, si andan por ahí y me hacen caso, recomiendo que, saliendo a la mañana temprano de Siena, el día lo comiencen yendo directo a Montepuciano, luego a Pienza, y lo terminen en Montalcino. La cena en Siena. Siempre.

2- San Gimignano

sangimignano

(Como verán, me gusta mucho el café)

Probablemente a algunos les sorprenda que San Gimignano lo haya ubicado en el puesto número 2 y no en el 1, ya que para la mayoría del mundo entero es el pueblito más bello de La Toscana y uno de los más bellos de Europa. No voy a decir que no lo es. Para quienes no sepan de qué hablo, lo único que les digo es que vayan. Es hermoso. Tienen esas torres tan particulares y que no se repiten en ningún lado y que según lo que dicen las construían las familias para competir entre sí (el famoso “quien la tiene más grande”). Pero además, al ser tan túristico está lleno de lindos negocios, cafés, restaurantes y todo el un pueblito pequeño enclavado en una pequeña montaña, como casi todos los de La Toscana. Simplemente no lo ubico en el puesto Nº1 porque hubo uno que me gustó más.

1- Lucca

Lucca

Es trampa incluir a Lucca en un ranking de pueblitos? puede ser, ya que es casi una ciudad. Pero acá podemos hacer trampa sin dañar a nadie. Lucca es distinto a todo lo mencionado antes. Primero está en otro lugar de La Toscana, es el vértice norte de la región (los otros estaban hacia el sur). Lucca está muy cerca de Pisa y camino hacia Florencia desde la costa del meditarráneo. Además es el único de la lista que no está arriba de una pequeña montaña sino en el llano. A Lucca hay que entrar con el auto hasta las murallas de la parte antigua. Allí dejarlo en algún estacionamiento y dedicarse a caminar. Lucca es una pequeña Siena pero con los encantos de ser más pequeña. Tiene callecitas inolvidables, plazas ensoñadas, negocios que dan ganas de entrar a todos, y se respira un aire Italiano del más rico del mundo. Cometí el error de pasar por Lucca en ruta de Cinque Terre a Siena. Tal vez no me esperaba algo tan bello. A Lucca hay que ir y quedarse a dormir una noche. No se van a arrepentir.