2

Palacio Barolo. Haciendo turismo en Buenos Aires

barolo10

El Palacio Barolo es uno de los edificios más lindos de Buenos Aires, ciudad que está repleta de edificios lindos.

Como conté en este post, hacer turismo en Buenos Aires es una gran alternativa para que los porteños nos sintamos de viaje todo el año. Pero por supuesto, el Palacio Barolo es también un imprescindible para todo turista que visite la ciudad.

barolo14

Palacio Barolo

El Palacio está ubicado en una de las avenidas más lindas de Buenos Aires, y lo curioso es que su arquitectura es un homenaje a uno de los poemas más famosos de la historia de la literatura mundial: La Divina Comedia de Dante Alighieri. Algunos, incluso, afirman que en el palacio descansan los restos del poeta.

mapabarolo

Palacio Barolo. Av. de Mayo 1370

El Palacio Barolo mezcla las corrientes arquitectónicas del neorromántico y neogótico, y a su vez tiene un faro espectacular en el piso 22 al cual se puede acceder y ofrece una maravillosa vista de la Ciudad de Buenos Aires.

Afortunadamente, desde el año 2004 se organizaron visitas guiadas al palacio las cuáles son muy completas y hechas por especialistas.

Las visitas se realizan todos los domingos desde las 10 hasta las 20hs y conviene reservar con anticipación. Duran 2hs y suelen estar completas. El precio actual es de AR100 por persona. Es recomendable ir sin niños. Para más información ver Palacio Barolo Tours. 

Mi experiencia en el tour.

Fuimos al de las 16hs. Llegamos 10 minutos antes y tuvimos que esperar unos 20 minutos hasta comenzar en tour que se inicia en la hermosa planta baja. Allí el guía nos hizo una larga exposición para ponernos en contexto del momento en que el Palacio fue construido y las razones. También acerca de todo el mito sobre el homenaje a la Divina Comedia que representa y se devela el misterio acerca de si allí mismo, se encuentra la tumba de Dante Alighieri.

 

De allí, subimos directamente hacia el piso 13 donde conocimos oficinas y las formas arquitectónicas con que fue construido el edificio que hoy funciona como oficinas.

A partir de ese momento comenzamos a subir por escaleras, descubriendo rincones, terrazas, oficias personales, balcones estrechos que rodean al palacio y muchos secretos de la obra y sus autores hasta llegar al magnífico faro al cual se puede ingresar de pequeños grupos por una escalera muy angosta. El faro es un pequeño horno así que mejor dejar abrigos en la anteúltima escala y tener preparada la cámara de fotos para registrar las hermosas vistas de Buenos Aires.

barolo11

Faro del Palacio Barolo

Luego del faro viene el descenso con una escala en el 3er piso que tranquilamente podría ser obviada. El que quiera sigue bajando y se va directo a comer algo al Café Tortoni (un lugar muy sobrevalorado para mi gusto).

Hagan o no esta última parte, lo cierto es que Buenos Aires está lleno de rincones, edificios y joyas arquitectónicas, que por lo general los que vivimos aquí no nos detenemos a descubrirlas, solo porque creemos que la palabra turismo no se asocia al lugar donde pasamos todos los días de nuestras vidas.

Vayan al Palacio Barolo. Vale la pena.