3

Guía práctica para viajar con niños (versión ciudades)

viajar-con-ninos

Voy a tener un hijo, NO VOY A PODER VIAJAR MÁS!!!

A muchos de los que nos gusta viajar, por no decir la mayoría, se nos pasa eso por la cabeza antes de decidir tener un primer hijo, o el segundo, o el tercero (el cuarto no pongo, porque en ese caso de verdad no vas a poder viajar más).

Este pensamiento muchas veces hace que pasemos la decisión de tener hijos para más adelante. “El año que viene”. Y llega “el año que viene” y decimos “uno más”. Y llega “uno más” y decimos “el ultimísimo viaje y ahí si”. Y así para siempre.

No voy a hacer un post “papal” del estilo “hay que tener hijos” pero sí quiero decir que pensaba de esa manera hasta que tuve una hija y descubrí que la posibilidad de viajar y de disfrutar los viajes no se modificó en nada. Ni siquiera los destinos.

En realidad es algo que 2 amigos, pareja ellos, y con una hija y muy viajantes, siempre me lo dijeron y podía ver que el “tuve un hijo, no voy a poder viajar más” era sólo un mito.

Entonces van algunas recomendaciones para aquellos que están planeando tener hijos o ya los tienen pero aún no se animan a viajar con ellos porque piensan que será tirar el dinero a la basura y pasarla mal:

1- SABER QUE SE PUEDE VIAJAR CON HIJOS Y QUE EL VIAJE SEA CASI IGUAL A HACERLO SIN HIJOS Y PASARLA IGUAL DE GENIAL (en mayúscula porque es lo más importante).

2- Ser conscientes que a los bebés o niños pequeños les dará lo mismo estar en Japón que en la plaza de la vuelta de tu casa. Es decir, no esperes que aprecien el esfuerzo y el dinero invertido.

3- Quitarse la culpa de saber que estamos pagando un pasaje por alguien que le da exactamente lo mismo donde está.

4- Llevar “paraguitas” o cochecito desde que la criatura tiene 0 años a 5 inclusive (más adelante habrá post sobre este tema en particular)

5- En ciudades grandes tipo París, NY, Londres, DF, etc. alquilar departamento en lugar de ir a hotel.

6- En ciudades grandes como las anteriores, salir SIEMPRE con el cochecito y acostumbrar a la criatura a que se quede SIEMPRE en el cochecito

7- Llevarle entretención variada para cochecito. En casos extremos, comprarle algo en lugar (un peluche, un librito, stickers, o lo que sea). Pero hay que ser muy cuidadoso con este punto porque si usamos la técnica de “cada vez que protesta le compro algo así se calma”, podemos generar un monstruo (ya me pasó)

8- Si la criatura en cuestión ya camina, hacer todos los días una escala en alguna plaza, parque o lugar para que corra y se entretenga.

9- Los niños pequeños duermen siesta, y los no tan pequeños se duermen andando en cochecito, entonces: ENTRAR A MUSEOS cuando el pequeño o la pequeña están durmiendo la siesta plácidamente (mi hija ya estuvo en 5 de los 10 museos más importantes del mundo, pero nunca se enteró).

10- Si la descendencia tiene 3 años o más, ser creativo y contarle historias sobre los lugares que visitamos mientras vamos caminando.

11- Relacionar esas historias con los dibujos animados que les gusta ver. Por ejemplo: cualquier montaña que se vea sirve para decirle que allí vive la Reina Elsa. Cualquier Iglesia es un castillo de princesas, y así.

12- Viajar en colectivo dentro de esas grandes ciudades y CASI NUNCA en subte. Las escaleras mecánicas y los ascensores son bienes escasos en todos los subtes del mundo.

13- Cada 3 días, comprarles un regalo (salvo que sean bebés, en ese caso no comprarles nada nunca).

Les aseguro que siguiendo estos consejos, el viaje con niños será casi similar a viajar sin ellos. Me refiero al ritmo, a las cuadras que se caminan por día, a los museos y lugares que se pueden visitar, etc.

Pero lo más importante es ponerle onda (como con todo en la vida).

Hace unos meses, con mi esposa y mi hija, nos cruzamos con una pareja de argentinos con una niña de la misma edad que nuestra hija, en un ascensor del Aeropuerto de Londres (LHR). Nos miramos como te mirás con alquien en un ascensor, sonrisa falsa y esas cosas y se dio el siguiente diálogo:

Ellos: todo bien?

Nosotros: todo bien…ustedes?

Ellos: bien…. volviendo?

Nosotros: lamentablemente

Ellos: nosotros no veíamos la hora de volver. (Mirando a su hija) Fue un infierno

Y en ese instante el ascensor se detiene y las puertas no se abren. Nos miramos extrañados. En ese vemos a la criatura de esta pareja, con una sonrisa tocando el botón de la alarma. Sirenas y gritos.

 

familia5familia3familia2

familia1